Arquitectura Educacional, la realidad Tecnologica

  • Posted on: 29 April 2017
  • By: admin

Sin embargo, es a través de Mies que se desarrolla una verdadera búsqueda de simultaneidad en términos de espacio y estructura. El empleo del cristal en sus obras fue evolucionando. Desde su mera utilización como superficie reflectora hasta la desaparición de la misma en pura transparencia.

La casa para la doctora Farnsworth en el año 1942 y el Pabellón de Barcelona son ejemplos de distintas escalas en donde, la desmaterialización total del muro, se reduce a un juego de planos en una piel de lámina de vidrio. A casi cien años del surgimiento de la ventana corrida y con un largo camino recorrido, vemos ejemplos de diversas escalas en los que hoy en día vuelve a plantearse la problemática.

El Pabellón alemán fue diseñado por Ludwig Mies van der Rohe en el año 1929

En la casa del Bosque que Rem Koolhaas diseñó en Holanda, fueron el contexto y sus visuales las que determinaron la volumetría final.

El terreno inestable, una parcela de cinco mil metros cuadrados con un bajo factor de ocupación de superficie, una fuerte ordenanza municipal que limita a cuatro metros la altura sobre la carretera de acceso, y la necesidad funcional de dividir la casa en dos sectores que se interrelacionen, determinaron la morfología de la misma. La casa cuenta entonces con dos niveles vinculados por una rampa. Conformados en primer término por un área privada general y de huéspedes, mientras que en segundo término se desarrollan la totalidad de las actividades públicas y sociales de la vivienda. El primer nivel se halla enterrado y abierto a patios interiores mientras el otro, mantiene una continuidad espacial con el exterior. Así todas las actividades se hallan contenidas por un muro de cristal que permite visuales hacia la totalidad de la parcela, sin perder privacidad.

En la arquitectura educacional encontramos ejemplos de desmaterialización del muro ya no solo como una expresión de confort sino también como una necesidad espacial. Es en la academia de Artes y Arquitectura de Wiel Arets en Holanda, en donde el objetivo fue ampliar el edificio existente de la Academia de Artes e integrarlo con la Academia de Arquitectura.

Wiel Arest

La premisa de diseño era la creación de un espacio circulatorio como protagonista, para favorecer el encuentro de los estudiantes en la Academia. Así, los muros exteriores se desmaterializan en aberturas con bastidores de acero y mamparas de vidrio para generar espacios ricos en iluminación y que permitan el amparo de los rigurosos inviernos. Las circulaciones verticales acompañadas de dobles alturas se desarrollan paralelamente a estos grandes paños vidriados generando una autentica desmaterialización del muro exterior. En este ejemplo las funciones privadas se centralizan en un volúmen independiente.